viernes , 18 octubre 2019

En Villanueva, todos sumamos

En Villanueva, todos sumamos

MANUEL LOZANO. CANDIDATO DEL PP A LA ALCALDÍA DE VILLANUEVA DE LA SERENA
“La adversidad es una consejera excelente”. Lo escribió nuestro paisano Felipe Trigo hace más de un siglo y no ha perdido un ápice de vigencia.

Los extremeños afrontan en apenas tres meses unos comicios electorales autonómicos y municipales, en plena ebullición de nuevos partidos políticos y bajo una espuma densa de incertidumbres. Por ello, creo oportuno parar la maquinaria electoral y compartir algunas reflexiones con quienes esperan de mí acciones y respuestas concretas ante problemas muy graves que están frenando el desarrollo de Villanueva de la Serena.

Hemos vivido momentos adversos. Los hemos sufrido. Hemos tomado nota. Y tenemos las soluciones. Respuestas basadas en la honradez y en años de experiencia en la gestión.

En 2011, tras 28 años de gobierno socialista, Extremadura consiguió cambiar el signo político. La sociedad extremeña, cansada de políticas obsoletas, le dio la confianza al Partido Popular. Desde entonces, hace ya casi cuatro años, la forma de hacer política en nuestra región ha cambiado.

Nuestra acción de gobierno se ha caracterizado por pisar la calle, por estar al lado de los ciudadanos, escuchando las necesidades de los extremeños y trabajando con ellos para sacar adelante nuestra tierra. Nos hemos centrado en las visitas sectoriales, comarcales y con innumerables reuniones con colectivos y asociaciones que componen el tejido social de nuestra tierra.

Lo más importante es que los ciudadanos han sido los protagonistas del motor del cambio impulsado por el Partido Popular desde las instituciones. Y ese protagonismo va a ir a más.

Entre todos hemos sido capaces de frenar el motor del estancamiento y levantar esta región consiguiendo hitos inimaginables en materia de empleo y reactivación económica en momentos muy difíciles.

El PP va seguir pilotando el cambio con el presidente Monago a la cabeza y Villanueva de la Serena no puede permitirse seguir al margen de esta corriente. Las fórmulas arcaicas de gobierno que representa el partido socialista no pueden seguir siendo un lastre para nuestra ciudad. Porque lo mejor está por llegar.
Desde el PP nos hemos propuesto contrarrestar la errática gestión política que durante doce años ha llevado a nuestra localidad al estado actual de desencanto en el que se sumergen día a día sus habitantes, sin más esperanza que la de saberse convocados a las urnas en mayo.

Quiero transmitirles a todos ellos que he dado con firmeza el paso de encabezar la candidatura popular de Villanueva de la Serena, con el fin de llevar a cabo la profunda y urgente renovación que necesita la principal institución que rige nuestras vidas.

Al iniciar esta aventura política, sin duda estimulante, he tenido presente por encima de todo el compromiso que contraje con el Partido Popular desde el mismo día de mi incorporación: la fidelidad a un proyecto, a una manera de ver y entender la política, siempre motivada por el empeño de ver progresar mi tierra, mi comarca, mi ciudad. Obviamente esta premisa ha cimentado mi decisión de optar a la alcaldía y tomar las riendas de un Ayuntamiento que lleva tiempo dando serias muestras de debilidad.

El agotamiento del proyecto socialista es de tal evidencia y calibre que Villanueva de la Serena caminará, si el PP no lo remedia, por esa misma senda de declive. El Partido Popular de Extremadura no va a asumir semejante riesgo en plena senda de recuperación, justo al borde del despegue que tantos años y sufrimiento ha costado a este país. Villanueva de la Serena no es una isla, formamos parte de un todo que es una Extremadura en plena recuperación. Por eso hay que elegir bien, con sentido de responsabilidad, pero también sin temores ni complejos ni tibiezas, a los protagonistas que ejecutarán con acierto la necesaria transformación de Villanueva y su área de influencia.

Los cambios necesitan al frente hombres y mujeres valientes, equipados y dotados de grandes dosis de entusiasmo, coraje y capacidad para el trabajo. Me consta que la apuesta por Villanueva es fuerte, porque en las trincheras espera una mayoría silenciosa, cansada de los cantos de sirena de unos gobernantes prepotentes que han menoscabado la libertad de expresión de los ciudadanos.

La sana y demócrata costumbre de discrepar se ha convertido en nuestra ciudad en algo casi utópico. Nadie que ose alzar la voz para reclamar un derecho o para criticar acciones injustas e injustificadas, fruto de la soberbia del actual equipo gobernante, se libra de un cierto linchamiento. Los villanovenses saben bien de qué hablo. Sufren a diario prácticas insoportables de discriminación si elevan la más mínima queja. Hay que acabar con esta dinámica que determinados actores, satélites del actual alcalde, han implantado impunemente en las entrañas del Ayuntamiento.

Mi objetivo es erradicar dichas conductas estériles e infantiles. Los políticos estamos para ocuparnos de las cosas de comer. Es lo que nos demandan los ciudadanos. Quiero que mis paisanos sepan y comprueben que hay otras formas de ejercer, otras formas de enfocar, sentir, operar y proceder en el desarrollo de la gestión pública. Más acción y menos dogmas. Más empleo y menos palabrería. Y por encima de todo mi compromiso de estar más cerca de las personas, atender de primera mano a quienes necesitan soluciones y hechos.

Será éste uno de los puntales en mi gestión: ofrecer solidez al entramado de derechos básicos de los villanovenses, reconstruir los cimientos de una convivencia social, algo quebrada en mi ciudad por culpa de administradores que han antepuesto sus intereses al de la población.

Es indispensable restañar las heridas y surcos profundos que la lacra del paro y el desamparo social han provocado en tantas y tantas familias. Buscaré de forma incansable cuantas fórmulas nos permitan reducir el número de personas en situación de extrema necesidad. Herramientas tenemos para ello.

Entiendo mi cometido desde la mesura, algo que siempre llevaré a gala, pues la templanza alumbra soluciones. En este sentido, los villanovenses deben estar tranquilos ante el cambio. No aspiro a romper techos ni cristales. Puede cambiarse y mejorarse un gobierno desde el minuto cero, pero poco a poco, de acuerdo con los hábitos de su pueblo y dentro del espíritu de su propia historia. Es el espíritu del estadista: “conservar por medio del cambio”.

Mi deseo es transformar aquello que no funciona, renovar comportamientos que tras doce años de poder se han enquistado; establecer hábitos renovados que entierren de una vez el modo servil a través del cual algunos han dirigido los designios de Villanueva de la Serena.

Animo a mis paisanos a apostar por la transición tranquila que represento junto a un nutrido grupo de villanovenses que están decididos a dar el salto que han dado otras ciudades extremeñas de la mano del PP. Los datos respaldan una acción de gobierno del presidente Monago arriesgada pero eficaz, rompedora al tiempo que dialogante, permeable y acorde con los nuevos tiempos por los que transita la Política del siglo XXI.

Estoy convencido de las posibilidades que tiene Villanueva como motor económico, social y cultural de la comarca. Hay que sacudir el complejo de vagón de cola que nos ha perseguido en épocas pretéritas. Posibilidades que no se circunscriban a llenar la periferia de centros comerciales mientras se desangra el pequeño comercio, dejando así de latir el corazón de la ciudad. Allá el político que se conforme con calcar franquicias. Seguro que los votantes esperan más de nosotros.

Por último, un aviso a navegantes: no seré yo quien entre en el juego de la descalificación, el bronco proceder del “y tú más” o la provocación zafia que atenta contra la inteligencia.

Vengo a sumar y a multiplicar, no a restar fuerzas ni energías. No hay que perder un solo minuto en la pelea o la demagogia. El objetivo es crear tejido productivo y un entramado social más justo. El camino está sembrado de dificultad para los hombres y mujeres que luchan cada día por salir adelante, y el político está obligado a ofrecer soluciones, no confusiones. En ese camino siempre nos encontraremos.

Agradezco las numerosas muestras de apoyo y afecto, tanto públicas como privadas, que he recibido en los últimos días. Así mismo me pongo a disposición de cuantos quieran saber más acerca de mi proyecto para Villanueva de la Serena, creíble, transparente y responsable. Será un honor establecer con mis paisanos la comunicación que estimen conveniente y de esta forma consolidar juntos una causa común. Sabemos que la adversidad ha terminado por ser una buena consejera. En Villanueva, todos sumamos.

#Lozano2015Vva

Manuel-Lozano-PPVillanueva

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies